Palacio de Trasvilla, un hotel de lujo exclusivo en el corazon de Cantabria
TE CUENTO MI HISTORIA

 

Me siento bien. Han pasado más de trescientos años y me siento con ganas de contarte mi historia…

Soy una Casona Palaciega situada en lo que fue uno de los concejos que formaban el antiguo valle de Carriedo, uno de los de la Merindad de las Asturias de Santillana. Me rodean bosques y tierras de labranza que circundan vacas lecheras, pero también halcones, zorros, águilas y jabalíes. Una zona de gran interés natural y cultural.

Cuando fui construido, en el siglo XVIII, en pleno auge de la zona, se construyeron también la iglesia gótica de San Pedro Apóstol, en Escobedo; la iglesia barroca de San Juan Bautista en Villafufre y el Solar del padre del escritor Lope de Vega, Don Félix de la Vega y Carpio, en Vega.

En los tiempos de mi mayor esplendor, a mi palacio también pertenecían las fincas colindantes, existían en mis tierras cuadras tan grandes como mi palacio, un robledal, nogales y uno de los ocho molinos harineros que existían en el municipio. En la actualidad, de todo ello, solo conservo restos del molino, movido por el arroyo de Santiago y el muro que servía para canalizar el agua.

La vía que pasa por delante del mi gran portón de entrada, es el Camino Real y se conservan en el Catastro de Ensenada alrededor de 60 documentos que demuestran de mi existencia, de un número significativo de correos a caballo del Rey, naturales de esta zona, miembros de una cofradía que actuaba bajo la advocación de Santa Ana, y que colaboraron a la formación de la provincia de Cantabria, a través de este citado Camino Real.

Hoy, convertido en un Hotel Palacio con encanto, conservo el conocido como “Cuatro del Peregrino”, lugar de reposo de jinetes y peregrinos.

 

 

TE MANTENEMOS INFORMADO

 

Facilítanos tu email y te mantendremos informado de cuantas novedades y noticias ocurran en nuestro hotel

 

 

 

SIGUENOS EN : FACEBOOK - GOOGLE+ - PINTEREST